13 de febrero de 2011

Poemas de Flavia Pesci Feltri


Flavia Pesci Feltri es de Caracas. Poeta, abogado, profesora de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Central de Venezuela, UCV. En el 2009 participó en el Taller de Actualización Literaria I y II dirigido por la poeta Astrid Lander en el Centro de Estudios Junguianos de Caracas. En el mismo año, formó parte del Taller de Poesía de Monte Ávila Editores Latinoamérica C.A., dictado por el poeta Luis Enrique Belmonte. Actual cursante del taller de poesía del Celarg a cargo del poeta Rafael Castillo Zapata.  En 2010 algunos de sus poemas fueron publicados en la antología “Antesala”. Autores venezolanos le da la bienvenida.


clemencia


si en esta brevedad de vida
que luce como sonrisa menguada
no nos es suficiente

caeremos cada cual en su propio abismo
desmembrados nuestros cuerpos
dispersas nuestras almas
llorando por la insolencia
pidiendo clemencia
que sabremos
agotada.





cosificando

nadie sospecha la tiranía
sólo susurros en el aire indican el camino
voces cerradas no se atreven a gritar
que tu andas por ahí

tranquilo

transformando en objetos

la vida.




Vejez


La irreverencia va cediendo ante los pliegues de tu frente
la valentía se transforma en paciencia
la soberbia ya no se atreve
tus ojos se van posando
lentamente en el sol
que viene
acompañando
tu muerte.




Daga de luna

Si mi andar no te complace
si lo que quieres implica
mi propia traición

levantaré en la noche oscura
mi daga de luna
cabalgaré hasta ti
abriré mi cuerpo en dos
hasta que sientas

la inmensa     infinita     aterradora

soledad.

Si me atreviera

Si me atreviera a mirarte
por más de ese instante
en el que nos cruzamos
pobre de mí!

Si me permitiera una cercanía
racional, controlada, deducida
que pudiera desarmarse ante el roce de tu mano
pobre de mí!

Si me deslizara entre las sábanas
para llevar mis olores a tus sueños
mientras deambulas por los aires de la noche
pobre de mí!

porque ilimitadamente
sin contornos
ni medidas
ni palabras

volcaría todo mi ser con esa fuerza de las diosas paganas
te sitiaría con mis piernas, brazos y caderas
para diluirnos en las profundas aguas
de un mar templado

un mar
un sólo mar
ese mar
hecho de nuestros elementos desbordados.

¿Cuándo serás
lengua en mi boca
vientre en mi centro
caricia en mis sentidos

como la hoja por los aires
la tarde ocre sobre los libros
el caracol en su concha de misteriosos sonidos?



antesala al sueño

envuelta en los brazos me derramo suavemente
es un irse acercando al silencio

la piel se filtra junto al tiempo
latido  esponjoso  lento
el de mis piernas
entre tus manos

hermanada al vapor de tu aliento
entreabro la boca para nombrarte

sola, la noche,
no promete
tu cuerpo

caen en los labios del aire
voces de anhelo.









coloquio de recuerdos

te dejo mi recuerdo. háblale en susurros desde mi espalda. ayúdalo a que te abarque. velará tus visiones. se acurrucará en ellas. y si en el vaivén de los días lo relegas. esperará sosegado en el claustro de tus ansias. te dejo mi recuerdo. sin pretensiones de dominio. con la humildad que da la conciencia del olvido.

encontré un lugar para tu recuerdo. un espacio que se abre a la soledad. seguro cálido     cómodo. puede alojarse en mí sin sigilos ni temores. tomarme desde su mirada a cada instante. serenarme sabiamente en silencio. venir desde cualquier parte. aquietarse. arrancarme puede.





difícil el destino de los silencios. ¿qué dirección tomarán los vientos de gritos tapiados? ¿hacia qué orilla o musgo o flor irán a sofocarse? ¿dónde las exhalaciones nunca pronunciadas?¿surgirán acaso rebelados a su condición de mutismo irreparable? ¿cuáles veredas arroparán con su sustancia? ¿serán sigilosas especies en el devenir de nuestro descanso? o más bien ¿reencarnación de nuestros delirios acompasados? pobres silencios. cuántas batallas sin iniciarse. cuántas derrotas imaginadas. cuánta cobardía acorralada. morirán al espacio como afluentes de un solo mar o como llanto de verdes hojas solitarias.






7 comentarios:

Gisela Cappellin dijo...

Flavia, qué placer encontrar tus letras para hacerme compañía esta mañana de domingo. Tus versos reflejan inquietudes que hacen latir con fuerza la presión de las sienes: el amor, la vida, la muerte. De allí es quizás por lo que haya disfrutado, sobre todo, tus frases interrogativas...Sigue adelante, saca las voces de tu alma escondida tras largas piernas, afluente de muchos mares...

Blanca dijo...

felicitaciones!

Blanca dijo...

Flavia, felicitaciones. Pocas veces puede uno decir que el poema coincide con la cadencia del autor al andar.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Me gustaron estos poemas, muchas gracias a la autora

Anónimo dijo...

princesa de largos cabellos
ojos de cuchillo
y sonrisa muda

para mi la deuda es el silencio
para tí es el grito

recuerda que el eco
también es el silencio
una vez en la cueva
verás paredes con oídos
y oirás imágenes de fantasmas que huyen
ante tu verdadera presencia

Anónimo dijo...

princesa de largos cabellos
ojos de cuchillo
y sonrisa muda


para mi la deuda es el silencio
para tí es el grito


recuerda que el eco
también es el silencio
una vez en la cueva
verás paredes con oídos
y oirás imágenes de fantasmas que huyen
ante tu verdadera presencia

Flavia dijo...

Muchas gracias a Autores Venezolanos por la generosidad que han tenido conmigo. Gisela, Blanca y Anónimo (?) conmovida por sus palabras que me alientan profundamente. Abrazo,

Flavia